Make your own free website on Tripod.com
Semana 15
Canal de las Estrellas: del 28 al 1 de febrero, del 2002
Capitulos 71-75

Salomé (Edith González) y Julio (Guy Ecker) se miran enamorados, cuando llega Mauricio (Roberto Vander) y le reclama a Julio; ambos se enfrentan, van a pelear, pero Salomé lo impide. Julio llama a Fernanda Salomé, ella le dice que Salomé murió hace 20 años cuando salió de su casa, lo que desconcierta a Julio, quien le pregunta si se casó, ella dice que sí y que enviudó. Julio concluye que el mayor de los hermanos es su hijo, Salomé le pide que no investigue y que los tres están registrados como trillizos. Rebeca le cuenta a Lucrecia (María Rubio) que se encontró con Fernanda en la plaza, así Lucrecia se da cuenta en dónde puede encontrar a Salomé. Karla acepta salir con José Julián, los dos hermanos comprenden que éste les lleva la delantera. Fernanda muy tranquila camina por la plaza, de pronto aparece Lucrecia, la toma del brazo, la maldice y le grita que llegó la hora de que le devuelva lo que le robó hace veinte años a su nieto. Salomé le responde que ella tiene tres hijos y que ninguno es su nieto. Lucrecia la abofetea y Salomé se la regresa, advirtiéndole que no se meta con sus hijos. Salomé se impacta cuando sabe que José Julián besó a Karla y que tiene el permiso de Julio para salir con ella. Salomé reclama a Julio haber interrogado a José Julián. Julio le dice a Salomé que le tiene una sorpresa, que ha esperado 20 años; la lleva ante una pintura al óleo de Salomé. Julio le cuenta a Salomé la historia de Karla y Salomé se tranquiliza. Diego (Sebastián Ligarde) le da a Serapio la dirección de la estética de Fernanda para secuestrar a José Julio. Al llegar al lugar lo confunden con José Miguel y dicen que el trabajo será fácil y esperan que Diego les dé instrucciones.

Julio lleva a Salomé a un restaurante y le dice que tiene que saber quién es su hijo, porque Angela le heredó una gran fortuna. Juan y Serapio están listos para secuestrar a José Julio, pero al darse cuenta que son tres, secuestran a éstos subiéndolos a una camioneta. Se arma una persecución y una balacera de policías y secuestradores. Diego se sorprende cuando le avisan que son tres los hijos de Salomé y promete matarlos. Mientras tanto, en una casucha abandonada, José Armando logra zafarse y rescata a sus hermanos. Julio va a dejar a Salomé a su casa, se encuentran con policías, quienes le comentan lo sucedido y le preguntan a Salomé si tiene enemigos. Ella no quiere herir a Julio, pero decidida dice que la causante de todo es Lucrecia Montesino, Julio queda impactado. El inspector llega a la Mansión Montesinos para interrogar a Lucrecia, quien presionada confiesa que pagó a Diego para que encontrara a su nieto. La policía tiene rodeada la casucha, con altavoz piden a los secuestradores que se rindan; después de una lucha logran rescatar a los hermanos. En el helicóptero sigue la pelea; de un golpe se abre la puerta. Diego dispara a José Miguel, la bala pega cerca del corazón. Diego lo empuja y ve como cae al vacío.