Make your own free website on Tripod.com
La historia de Salomé inicia un día de 1980, en la ciudad de México, donde hay millones de personas que sueñan con una vida mejor; otros lloran y sufren por el bien perdido.

En el cabaret D’Rubí vive Salomé, la bailarina principal del espectáculo, su belleza y sensualidad cautivan al público.

Salomé y Karicia son amigas solidarias en las buenas y en las malas. Ellas y Yolanda, la dueña del lugar, que en sus tiempos fue la Reina de la Noche, son el alma y el motor del cabaret.

El camerino es el refugio de Salomé. Rodeada de luces, plumas y lentejuelas parecería que su vida es una constante fiesta, pero no es así. Ella encontró en el baile una manera de entender la vida, de desafiar el pasado. Mantiene una lucha interna que no termina, pues desde niña conoció el dolor que provoca el abandono de los padres. Fue engañada en el amor y sobrevivió en un mundo hostil.

“El Figurín” es el galán del barrio, el último de los pachucos, es violento, macho y está enamorado de Salomé, ella rompe la relación porque sueña con el amor verdadero.

Cerca del cabaret se encuentra una vecindad, ahí viven: Kikis, una mujer chismosa pero cooperativa con quien la necesita; Hipólito, quien es plomero y nunca le alcanza para sobrevivir y Martha, su esposa, una mujer con aspiraciones, que desea una vida mejor y siente que su matrimonio se muere. Con ellos vive Piro, hermano de Martha, quien es parecido a Hipólito, con quien se la pasa bromeando y jugando, como si no tomara la vida en serio.

Lola vende fayuca y con “El Figurín” controla a una banda. Ella se enamora de David, él tiene un secreto y será la perdición de Lola.

Al otro lado de la ciudad, en una mansión, vive la familia Montesino: Julio y Angela están casados. Ella está enferma y su esposo enfrenta el problema sobrellevando pacientemente la accidentada vida marital que está obligado a vivir.

Lucrecia, madre de Julio, piensa que Angela, por ser estéril, representa un obstáculo para la familia. Acostumbrada a dominar y modificar voluntades, torcerá el destino de Julio hasta conseguir el anhelado nieto.

Arturo, esposo de Lucrecia, ha asumido su vida como marido fiel y bueno. Acepta la fuerza femenina de Lucrecia porque la ama y prefiere vivir en paz. El es un hombre comprensivo y desea mantener unida a la familia.

Manola es una mujer fuerte que enfrenta a Lucrecia y no permite que le hagan daño a Angela. Es el ángel guardián de la familia Montesino. Ella ha dedicado su vida al servicio de la familia, representa el equilibrio y la sensatez.

Diego, medio hermano de Angela, vive con ellos. Es vividor, parrandero y arduo cliente del cabaret D’Rubí.

En una noche de borrachera, Diego llega a la mansión acompañado por Salomé y Karicia. Es el destino que lleva de la mano a Salomé para encontrarse con Julio.

Una mirada, un beso y ya no podrán dejarse. A escondidas, lejos, consumarán su amor profundo... pero prohibido.